lunes, 15 de diciembre de 2008

Cuidado Diario de Bebés

Cuando mi esposo y yo decidimos ser padres, una de las primeras cosas que compartimos, era que no teniamos un modelo reciente de cuidado de un bebé. Los últimos bebés de nuestras familias fueron nuestros primos, que ya hoy tienen más de 15 años (y hasta más!) y a quienes nosotros simplemente disfrutabamos, pero no atendiamos a diario. En éste sentido y con la duda y el temor de traer al mundo a un pequeño ser humano, emprendimos una tarea de preguntar a nuestras madres (quienes no recordaban mucho del asunto), de leer muchos libros y de preparar de la mejor manera posible el nacimiento de nuestra primera hija. Sin embargo, debo decir, que lo que hoy quiero presentarles como la guía familiar de cuidado diario de nuestros bebés, se inició por el acompañamiento de una constante y amorosa enfermera de un reconocido hospital privado de Caracas, quién el día del alumbramiento se acercó con todo amor y en misión de evangelización a ofrecerme como madre la opción de amamantar exclusivamente con leche materna a mi hija. Debo decir que de allí en adelante, maravillosas experiencias como padres en éste mundo de modernidad y cambio, han venido a nuestra vida familiar.

Al nacer nuestra hija. La primera Gran experiencia como padres fue tomar la decisión de amamantar exclusivamente con leche materna a nuestra primera hija.

Aprendimos que debiamos informar en el centro de atención médica que nuestra bebé seria lactante exclusiva y de esa forma evitamos la administración de fórmulas de leche infantil durante nuestra permanencia hospitalaria.

Luego de salir de la clínica, fue inevitable ubicar a una especialista en el tema de lactancia materna, porque hay un conocimiento popular que favorece el no dar pecho exclusivamente, porque se piensa que no es suficiente para el requerimiento alimenticio de los bebés. Este conjunto de mitos creado por generaciones sin experiencia real en amamantar exclusivamente, es una realidad que debemos atender y enfrentar si concientizamos que somos la única especie que no da a su cría la alimentación natural, que Dios perfectamente a creado para nuestros hijos. En este camino ubicamos a la Dra. Antonieta Hernández, con una experiencia personal de 5 bebés alimentados con leche materna y con experiencia internacional en el tema, quién a través de sus consultas en un maravilloso centro de lactancia llamado Leche y Miel nos refutó los mitos, amplió nuestra convicción por amamantar y nos dio la técnica para poder hacerlo en nuestra convulsionada y rápida realidad actual.


También al salir del centro médico, comencé a ubicar algún tipo de ayuda para aprender a cuidar a la bebé; debo decir que el apoyo de mi mami, durane los primeros 15 días de post-parto fueron imprescindibles y clave, pero al ella volver a su casa, a 3 horas de nuestro hogar, quedaron en nuestra mente un sin fin de inquietudes que finalmente resolvimos con Natali Rodríguez y María Alejandra Barreto, dos preciosas mujeres, madres y psicólogos que nos ayudaron a plantearnos como padres, la prioridad en la etapa de 0 a 3 años para nuestra hija.


Cuando casi estaba de vuelta al trabajo. Meses antes, iniciamos la incesante búsqueda de una niñera, una persona que nos apoyará como familia en el cuidado diario de la bebé, mientras como padres atendemos nuestra actividad laboral. Tania T, una amiga del trabajo, logró ubicarme a Marianela, una maravillosa compañera de nuestra familia y de nuestra primera hija; quién con gran mística, logró aplicar un entrenamiento tomado con María Alejandra y Natali, denominado curso de niñeras (del cual fuimos entrevistadas Marianela y yo, en una revista de circulación nacional), y del cual generamos lo que quiero presentarles como la Guía de Pautas y Cuidado de nuestra Bebé, que solo se propone compartir nuestra experiencia y pautas de cuidado y estimular la creación de las pautas de cuidado diario en sus familias, ya que aprendimos que es la única forma de atender la prioridad de los bebés de 0 meses a 3 años de edad.


Nuestra realidad hoy. Con un nuevo bebé en nuestra familia, de solo 6 meses y con nuestra hija de casi tres años; estamos sin niñera, porque Marianela formó su familia y hoy tiene a una muy privilegiada bebé de 2 meses de edad; y a pesar de que tenemos una búsqueda desde hace 5 meses, aún no aparece la persona que sabemos que Dios tiene reservada para nuestra familia en crecimiento; no solo por el nuevo bebé, sino por las expectativas y retos siempre interesantes para nosotros 4.


Gracias por leerme y Dios les acompañe en la maravillosa experiencia de amor que es el ser padres, una labor que se disfruta SIEMPRE a pesar del cansancio y reto personal que se nos impone.

Pautas de cuidado bebes
View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: familia)

No hay comentarios: